martes, 21 de marzo de 2017

Buñuelos de kale y gorgonzola

"Veinte minutos más tarde Alan Keller vio a Indiana cruzar la calle con el pelo recogido en una cola, bata y zuecos, y el golpe de emoción lo dejó clavado en la silla. Le pareció mucho más hermosa de lo que recordaba, sonrosada, luminosa, un soplo prematuro de la primavera." 
(Ripper. Isabel Allende)


Sí, sí, estamos ya en primavera pero el tiempo todavía no acompaña del todo. Hoy hace calor y salimos de casa sin chaqueta y mañana igual tendremos que volver a ponernos botas y sacar los paraguas. A mí me fastidia porque este baile de temperaturas me obliga a tener a mano ropa de toda clase, y cuando me visto por la mañana no se si estaré escogiendo las prendas adecuadas. Menos mal que con la comida es más fácil acertar, y aunque es cierto que hay platos que son más invernales y otros son para el verano, no pasa nada si nos tomamos un helado en invierno o preparamos un plato de cuchara para la estación calurosa. Si está rico, nadie protestará.

Un ingrediente que me gusta mucho, que hasta hace relativamente poco desconocía y que ahora ha pasado a formar parte de mi despensa es el kale, una clase de col rizada que descubrí visitando blogs extranjeros y al que se atribuyen un gran número de propiedades, como un alto contenido en vitamina C y también en proteínas, calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc, además de poquísimas calorías. Total que por todo ello está dentro de la categoría de "superalimentos" (me encanta esta denominación). Seguro que habéis visto alguna receta de batido verde para el desayuno que lo incluye. Yo lo he probado y realmente está muy bueno, aunque mis hijos me dijeran (arrugando la nariz) que no entendían cómo podía tomarme "eso" a primera hora de la mañana...

Hay infinitas formas de prepararlo, crudo o cocido, y os aseguro que de cualquiera de ellas está riquísimo. Hoy os propongo usarlo para hacer en unos sabrosos buñuelos con gorgonzola. Este queso tiene un sabor muy intenso y combina perfectamente con este vegetal. Como todos los fritos, os aconsejo servirlos calientes, justo después de freírlos...ya veréis como os gustarán tanto que los haréis en cualquier estación del año :)

Por cierto, si os interesa ver el paso a paso de esta receta podéis encontrarlo en el instagram de Recetags. La presentación es de lo más original!




Buñuelos de kale y gorgonzola

Ingredientes:

- 80 g de kale (sin los tallos gruesos)
- 25 g cebolla
- 1 diente de ajo
- 30 g aceite de oliva
- 2 huevos
- 100 g de harina
- 1 cdita levadura química
- 1 pellizco pimienta molida
- 1/2 cdita sal
- 100 g leche
- 100 g queso gorgonzola
- Aceite para freír

Preparación:

Picamos el kale, el ajo y la cebolla. En un sartén, sofreímos la cebolla y el ajo en aceite. Cuando estén dorados, añadimos el kale y rehogamos todo junto. Reservamos en un bol. Batimos los huevos con la leche, la harina, la levadura, la sal, la pimienta y el gorgonzola. Vertemos sobre el kale reservado y removemos.

Calentamos aceite y, cuando esté caliente, vamos echando cucharadas de la mezcla. Doramos por ambos lados. A medida que vayamos sacando los buñuelos, los ponemos sobre un plato cubierto de papel de cocina, para que escurra el aceite sobrante. Servimos inmediatamente, mientras estén calientes.

martes, 14 de marzo de 2017

Crema de habas secas peladas con fideos o Fava pelada | Receta ibicenca

“Hacía poco me había quedado levantado hasta tarde viendo Ciudadano Kane con mi madre, y estaba obsesionado con la idea de que una persona pudiera fijarse en una fascinante desconocida que pasaba y recordarla el resto de su vida. Algún día yo también sería como el anciano de la película y me recostaría con la mirada perdida en la silla, diciendo: “¿Saben? Eso fue hace sesenta años, y nunca volví a ver a esa pelirroja. Pero les aseguro que desde entonces no ha pasado ni un mes en que no haya pensado en ella” 
(El jilguero. Donna Tartt)

BlogDit i Fet

Admiro a las personas que recuerdan las recetas y no necesitan mirar apuntes para saber cómo se hace un plato y qué cantidad lleva de cada ingrediente. Esta es la primera vez que preparo esta receta ibicenca de "fava pelada" o crema de habas secas peladas con fideos y ha sido gracias a los recuerdos de mi madre y mi abuela, que me han explicado cómo la hacía mi bisabuela, una excelente cocinera. Ahora me arrepiento mucho de no haberme sentado con ella cuando era el momento, para que me explicara todos esos platos tradicionales que ella tan bien almacenaba en su memoria. Algunos sí tuve la suerte de aprenderlos in situ, como la salsa de Navidad o los gaspatxos. Mientras los iba cocinando me los explicaba y yo (por supuesto) tomaba nota de todo.

Blog Dit i Fet

La memoria es curiosa, selectiva e imprecisa. La mía cada día más. Ojalá hubiera anotado la receta cuando era el momento...pero ¡quién me iba a decir a mí que me acabaría aficionando tanto a cocinar! Eso sí, soy incapaz de llevar el recetario en mi cabeza, tengo que apuntar medidas e ingredientes, no me fío para nada de mí misma...Por eso me cuesta tanto pillar el punto a las recetas tradicionales como esta, en la que las medidas van "a ojo" y se necesita práctica para conseguir que salgan redondas... aunque, después de varios ensayos, creo que finalmente he conseguido acercarme bastante al plato que recuerdo  ;)

Blog Dit i Fet

CREMA DE HABAS SECAS PELADAS CON FIDEOS 

Ingredientes:

- 200 g de habas secas sin piel
- Panceta troceada
- Magro de cerdo troceado
- Costillas de cerdo troceadas
- 50 g de fideos número 2
- 25 g de sobrasada
- 1 cebolla
- 2 tomates de ramillete
- 3 dientes de ajo
- Un manojo de hierbabuena
- Aceite, sal y pimentón`
- Azafrán
- Agua

Preparación:

La víspera anterior, ponemos en remojo las habas secas peladas. Al día siguiente, las escurrimos y las reservamos. Pelamos la cebolla, los ajos y los tomates. Lo picamos todo menudo. Cortamos la sobrasada en trocitos pequeños.

Calentamos un poco de aceite en una cazuela honda y rehogamos la panceta, el magro de cerdo y las costillas, hasta que esté todo bien dorado. Lo retiramos todo a un plato y, en el mismo aceite, sofreímos la cebolla. Cuando esté blanda, añadimos los ajos y el tomate y lo seguimos rehogando hasta que quede una salsa. Incorporamos las carnes que habíamos retirado y cubrimos con agua. Cuando hierva incorporamos las habas.

Dejamos cocer a fuego lento hasta que el caldo espese un poco, si es necesario añadimos más agua. lo normal es que las habas se deshagan y se forme una crema. Mejor si no es demasiado espesa porque en ella tendremos que cocer los fidos y ya espesará. Salamos. Veinte minutos antes de servirla, echamos los fideos, la sobrasada y la hierba buena picada y lo dejamos hervir hasta que los fideos estén hechos. Servir muy caliente.